propuesta_noviembre_13

11 Don Francisco y la señora Natividad tuvieron tres hijos y una hija, siendo don Germán el hermano mayor. Madre y padre representan dos figuras de suma importancia dentro de la vida de don Germán, quien se refiere con profundo respeto a estas personas, reconociendo en ellas múltiples características y evidenciando su cariño explícitamente. Por ejemplo, cuando cuenta que después del servicio militar decidió volver a Ancara porque extrañaba a su madre y a su padre. “Claro, si uno tampoco es de piedra”, dice. Luego de eso, nunca más volvió a dejar Ancara por un periodo de tiempo demasiado largo. Tanto don Francisco como la señora Natividad esquilaban, hilaban y, después, con un telar, hacían la ropa de sus hijos e hijas. También cocinaban indistintamente, fabricaban queso, pastoreaban y eran, por lo tanto, fuertes transmisores de cultura para sus hijos e hija. Pareciera ser que la única diferencia significativa en cuanto a los roles que desempeñaban era el que guarda relación con la Elaboración personal

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy