HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: a 50 años del Golpe de Estado

HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: A 50 años del Golpe de Estado ~30~ En el Memorial de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de Copiapó que está en el frontis del acceso al cementerio local figuran las 39 víctimas. Dieciséis de ellos corresponden a ejecutados políticos (13) y detenidos desaparecidos (3) de la caravana de la muerte que encabezó el general Sergio Arellano Stark. A la nómina de 39, la comisión local de derechos humanos agrega los nombres, como detenidos desaparecidos y a petición de sus familiares, de Agustín Villarroel Carmona y Luis Segovia Villalobos asesinados en Tocopilla y cuyos restos depositados en el mausoleo del cementerio de Copiapó como ejecutados no han sido bien identificados, motivo por el cual fueron enviados a laboratorios extranjeros para su clarificación24. También la Agrupación de Beneficiarios PRAIS de Atacama, agrega en el texto ya comentado otros nombres de víctimas caídas bajo el régimen militar y cuyos casos no están aún aclarados como el de Gloria Soto Stockle, estudiante universitaria muerta el 29 de enero de 1984 en un confuso incidente que se desarrolló en una fiesta en el casino de oficiales del regimiento de infantería motorizada de Copiapó. También las hermanas Quispe Cardozo, pastoras trashumantes, encontradas colgadas el 3 de diciembre de 1974 a 4000 metros de altura en la cordillera de Atacama y cuyo caso abordaremos luego; Juan Varas desaparecido desde Chañaral en 1986; Juan Rojas, conscripto sublevado del regimiento de Copiapó quien, junto a otros soldados, raptaron un bus para escapar a Cuba por Antofagasta, siendo interceptados en Chañaral y en el enfrentamiento resultó muerto, no habiendo información oficial sobre su deceso; David Miranda Luna, oriundo de Vallenar detenido desaparecido; Mario Romero Robledo y Sonia Valencia Huerta, y Germán Cuello Yuskevic, militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) asesinados en Coquimbo el 31 de diciembre de 1977 por una explosión luego de ser torturados y maniatados por agentes de la DINA. Ambos eran estudiantes de la sede Copiapó de la Universidad Técnica del Estado (UTE). Se agregan José Tulio Barraza, quien murió el 22 de diciembre de 1974, al interior de la tenencia de Carabineros de Pueblo Hundido; Bruno Delpero Panizza, ciudadano de origen italiano quien fue muerto mientras se desplazaba en bicicleta al desobedecer una 24 Ibid, pp. 40 y siguientes. Adolfo tuvo oportunidades de irse, pero sintió el compromiso de quedarse junto a sus compañeros. El último recuerdo que tengo de él fue estar en la plaza con la tensión inminente y veo que viene saliendo de una perfumería, entonces lo llamé, quería saber de él, qué pasaba con él… nos abrazamos e hicimos cariño y le dije cuídate… Angélica Palleras.

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy