HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: a 50 años del Golpe de Estado

HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: A 50 años del Golpe de Estado ~51~ dentales). Me reanimaban con chorros de agua fría y continuaban con la ‘sesión’ aplicándome corriente en la punta de la nariz, los lóbulos de los oídos, la punta del pene y el ano”76. El resumen de aquella orgía de maldad y atrocidades lo hizo uno de los sobrevivientes del episodio Caravana de la Muerte en La Serena: “Conducido hacia la puerta principal de la cárcel, me introdujeron en una camioneta que se encontraba parada justo en la puerta de acceso sobre la vereda. Estando allí, de inmediato me cubrieron con una frazada y se sentaron sobre mí un grupo de soldados. Una vez en el regimiento, al cual llegué por la puerta principal, de inmediato me vendaron la vista y me ordenaron con mucho apresuramiento, correr por lo que creo al patio central; de repente un fuerte impacto en mi cara me derribó… me levantaron, crucé todo el patio y comencé a subir una escalera en una pequeña colina. De inmediato sentí la orden, ¡al suelo!, al hacer esto me di cuenta de que había otras personas, por los quejidos que sentí a mi alrededor, un soldado nos dijo: ‘Griten harto no más, griten harto porque así duele menos… no aguanten, griten no más… griten harto porque así duele menos’… Cuando procedí a tirarme al suelo, oí un pequeño ruido, como el de alguien que se levantaba y trataba de correr, y sentí enseguida un fuerte disparo… luego sentí el trote de un grupo de soldados que comenzaron a subir las escaleras; en ese momento alguien comenzó a identificar a los detenidos a través de una lista, y es ahí donde me di cuenta de los presos que se encontraban a mi alrededor… sentí una lluvia de disparos alrededor de nosotros”77. Pero los campesinos también fueron objeto de la arbitrariedad y las mentiras de aquel régimen. En el texto de Oros, se relata que, como pretexto para justificar el asesinato del gobernador de Elqui, Jorge Vásquez, se ideó un plan de una escuela de guerrillas –El Ajial– que permitió que en los primeros días de octubre fuesen “detenidos en distintos sectores del valle de Elqui, especialmente, al interior de Vicuña, un grupo importante de campesinos los que fueron trasladados a la comisaría de esa ciudad, acusados de supuestas ‘actividades guerrilleras’. Posteriormente fueron llevados a la penitenciaría de la ciudad de La Serena, comenzando allí la rutina de todos los presos políticos. Desde la cárcel al regimiento, para ser interrogados, recibiendo torturas, tratos crueles y degradantes”78. También fue asesinado en su parcela Daniel Acuña Sepúlveda, dirigente del PS en la clandestinidad en agosto de 1979 cuya labor fue infiltrada y que significó su muerte por explosión y casi la de su hijo, el día 13 de ese mes. Se debe constatar, además, que en La Serena funcionó el centro de reclusión de mujeres El Buen Pastor donde quienes pasaron por allí, también fueron víctimas de todo tipo de vejámenes, incluso violaciones. 76 Carlos Oros, op. cit., págs. 69-70. 77 Id, pág. 52-53. 78 Id, pág. 93.

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy