HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: a 50 años del Golpe de Estado

HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: A 50 años del Golpe de Estado ~163~ Pero no solo es la caravana la que explica las ejecuciones masivas de Neltume, Chihuío y Liquiñe sino también la fuerza que había adquirido el movimiento campesino en la región y que se expresó muy bien en las instalaciones y funcionamiento del Complejo Maderero y Forestal Panguipulli y la Hacienda Rupanco en Osorno. Al alero de la reforma agraria, ambas experiencias se transformaron en modelos de empresas estatales gestionadas por sus propios trabajadores y que, por tal motivo, resultaron ser un blanco prioritario a destruir por la dictadura cívico-militar. Se debe recordar que, la primera, por ejemplo, tenía una superficie de bosque de 400.000 hectáreas, se creó en 1971 bajo la administración de Corfo, fue el núcleo en el que se constituyó una federación provincial campesina indígena, Ranquil, que agrupó a 28.000 trabajadores y fue la industria maderera más grande del país con un circuito completo de producción, distribución y comercialización de la madera y de trigo. Para sus labores, contaba con vapores, tren, escuelas, supermercado y hasta una línea telefónica, al punto que el presidente Salvador Allende, acompañado por su ministro de Agricultura, Jacques Chonchol, la visitó el 7 de octubre de 1972, oportunidad en la que se reunieron con el mandatario cerca de 4000 personas, que incluían a trabajadores y familiares233. 233 Ibid. pág. 57 234 Ibid, pág. 63. Por ello, intervenir el complejo fue un objetivo prioritario de los militares y de ahí las medidas ejemplificadoras que se tomaron, como ejecuciones de dirigentes y trabajadores. Las autoridades que se hicieron del poder buscaron diluir el complejo el que, bajo las manos del entonces yerno de Pinochet, Julio Ponce Lerou, concluyó vendiéndose en medio de un confuso proceso en que Ponce fue acusado incluso de enriquecimiento ilícito en las querellas criminales presentadas en su contra tanto por el fiscal militar de Temuco, Alfonso Podlech como por el abogado Ricardo Claro234. Fuente: Héctor Araya Fernández, Las matanzas del Complejo Maderero y Forestal Panguipulli.

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy