propuesta_noviembre_13

57 Tratamiento ancestral de la sarna o ch’aqata Lo enfrían en una fuente. Después, en una olla, lo calientan y lo mezclan con la ceniza de paja brava. Negro se pone. Lo revuelven ahí, lo revuelven. Después lo hacen como esa cuestión pa… pa pegarle bombas. Macetas, no sé, ¿Cómo se llama? Acá, le ponen un pañito, así, amarrado. Y con eso lo meten así [hace un gesto con las manos, como vendándose la pierna] Y al animal, donde tiene sarna acá: o el pie o lo que haiga’, ayyy (...) Y caliente, el pobre animal ¿Cómo soportará? Yo le decía: agárralo de las patas. Y él lo estaba agarrando de las patas, po’. Y aveee, piernas, por acá, porque en el cuerpo, más arriba, todavía no entra eso. A veces en la boca se pone la sarna ahí, ¿No ves que se rascan? Con ese, ya: saturar ahí. Ya no funciona ahí. Porque ese… sarna tiene unos túneles, así como un ácaro, ¿No? Entonces… Así los curaban en caso de sarna (Germán Flores Mamani, conversación personal, 09/06/2023) Comienza a hablar de los huesos, comentando que siempre hay, porque los cocinan para el consumo familiar. Cuenta que dejaban los huesos en un tarro de alcohol (de 16 lts.). Describe el proceso de lo que más adelante, recordando el nombre de la tradición, denominaría como ch’aqata. Primero, se llenaba el tarro; luego, se cubre con guano y, abajo, se deja un recipiente para recibir esa grasa negra. Cuando humea, quiere decir que el hueso ya está quedando blanco: todas las grasas y aceites que había en el hueso, caen al tarro de abajo. Eso se enfría y, entonces, vuelven a calentar el tarro. Don Germán dice que tanto su papá como su mamá realizaban esta práctica. Él participaba recolectando el guano. Termina afirmando que “ya nosotros no trabajamos ya eso. Ahora es pura inyecciones… pero… vale billete, po’”. Sostiene que esa técnica era utilizada en regiones aledañas (Bolivia, Perú, etc.). Diversas narraciones coinciden en esta descripción del tratamiento para la sarna, cuyos ingredientes principales son: huesos gordos, guano y barro. Siempre se menciona la grasa negra que cae de la cocción y la aplicación de esta a los animales. Habrá variaciones dependiendo de la frecuencia de la aplicación, la mezcla de esa grasa resultante con ceniza, grasa animal (Manzano y Molina, 2022) u orina, como menciona don Germán. Pronóstico del tiempo Hay unos… unos animalitos, unos pajaritos, que son pecho amarillo. Y esos llegan juntos. ¡Hartos! Como 40, 100. Y empiezan a comer algo por ahí, pooo, y vuelan. Se hacen solos. ¡Son hartos, po’! (...) Entonces eso es que va a caer nieve: viene nieve. Es un pronóstico. Por eso, el otro día, había po’. Así había una tropa de diez, de quince…Así no más ¡No sé de dónde viven esos animales! Acá no hay eso (Germán Flores Mamani, conversación personal, 09/06/2023). Hay otro pajarito, plomo, que se llama ch’ijta. Don Germán cuenta que en abril ya están poniendo huevos. Dice que hacen sus nidos en la parte alta de la “leña verde” y explica que “ese pronóstico también lleva… que… va a haber nieve. O lluvia, de Técnicas ancestrales de ganadería

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy