HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: a 50 años del Golpe de Estado

HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: A 50 años del Golpe de Estado ~91~ La actual región del Libertador General Bernardo O’Higgins comprende lo que hasta 1974 eran las tradicionales provincias de O’Higgins y Colchagua, que fue uno de los epicentros de las transformaciones estructurales que se implementaron desde los años 60 y hasta 1973: el inicio y profundización de la reforma agraria, así como la chilenización y luego, nacionalización del cobre, con Frei Montalva y Allende, respectivamente. En ese sentido, este territorio fue un permanente campo de batalla entre las fuerzas en pugna antes del desenlace de 1973. Fue precisamente en estas provincias donde se efectuó el segundo pacto por omisión entre el Partido Nacional (PN) y la Democracia Cristiana para llenar el cupo vacante en el Senado por la muerte del legislador DC, José Isla. El PDC entonces, presentó al ex vicepresidente de la CORA en tiempos de Frei, Rafael Moreno, quien se alzó con el triunfo en la ocasión, resultado que fue visto como un claro triunfo opositor al gobierno de Allende. En Rancagua, en tanto, en marzo de 1973 comienza la huelga del 41% (en referencia a un reajuste que desató el conflicto) en el mineral El teniente que transformó a la capital Durante la UP, trabajé codo a codo con José Zalaquett en la expropiación de fundos. Cuando yo estaba preso, Zalaquett, quien luego sería presidente de Amnistía Internacional, era quien dirigía el Comité Pro-Paz. Ellos se enteraron de la visita de la Caravana de la Muerte e inmediatamente informaron a una delegación de la Cruz Roja internacional que se encontraba en Chile. Como estaban al lado de Rancagua, inmediatamente se posicionaron en la intendencia regional y en la cárcel pública e impidieron el paso de la caravana de Arellano Stark. Adolfo Lara Bustamante. Carlos Opazo, Federación campesina El Surco. Revista Análisis N° 122 24 al 30 de diciembre de 1985. “En el campo la represión ha sido brutal”.

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy