HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: a 50 años del Golpe de Estado

HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: A 50 años del Golpe de Estado ~86~ escuela de los curas quiere hablar con usted’. En esa conversación él me dice lo siguiente: ‘hay unos muertos en el río de Angostura. Unos en la ribera norte y otros en el sector sur. Nosotros, los curas, nos hacemos cargo de los del sector norte que pertenecen a Paine y ustedes de los de la ribera sur. También me solicitaron poder facilitar los nichos respectivos en el cementerio municipal de Codegua para sepultarlos, así como un coloso para trasladarlos pues están siendo comidos por los perros y es peligroso acercarse sin un vehículo desde arriba”124. El ex alcalde de la comuna de acceso norte a la antigua provincia de O’Higgins recuerda que el trámite para autorizar la concesión de nichos si bien pasaba por él, requería la legitimidad legal del pleno de los regidores pero como estos ya no estaban, necesitó hacer la consulta a las nuevas autoridades de la Junta Militar en la región, en este caso a César Ortega el nuevo superior de carabineros en la zona, luego al intendente Cristian Ackernekcht que lo derivó al abogado Juan Latife el que, a su vez, le entregó la solución de dictar un decreto dado que a falta de los regidores él era la autoridad plenipotenciaria. El exalcalde Marchant recuerda que se realizó la misa respectiva a los difuntos y que “luego me citaron varias veces a la intendencia. Había un teniente Medina que era durísimo en el trato con la gente, junto con Tulio Díaz, amenazaban siempre con el tema de los fusiles y la muerte, me citaron varias veces que yo tenía que haberles informado a ellos y la intendencia sobre el procedimiento que hice y yo siempre les dije que eso fue precisamente el conducto que seguí”125. Felipe Marchant también entrega la respuesta que no aclara el informe Rettig ni el archivo de la memoria de Paine, sobre cómo era posible que, si los detenidos de Paine eran llevados a la Escuela de Infantería de San Bernardo, luego aparecían sus cadáveres en los cerros de la cuesta de Chada o en la quebrada Los Arrayanes de Litueche. Esta es la sencilla explicación: “los tiraban desde un helicóptero, arriba. Un día que había gente trabajando en los terrenos de la familia Márquez de la Plata, en la producción de carbón de espino, llega un helicóptero y les dice ‘quietos, quédense todos ahí’, había un amigo nuestro de apellido González, que por el miedo arrancó y le dispararon ahí mismo, asesinándolo. Su papá, lo buscó por días en los cerros hasta que encontró su cadáver para darle cristiana sepultura, me contó que “tiraban harta gente por esos cerros, encontré gente con corbata, con terno’, me señaló”126. Paine era una comuna que, según las cifras del censo de 1970, poseía una población de 4.530 habitantes127, si sus víctimas son 70, el régimen cívico-militar asesinó en casi un mes al 1,5% de la población total de la comuna. 124 Conversación citada con Felipe Marchant Rubio. 125 Id. 126 Id. 127 Chile: población censada y tasas de crecimiento medio anual, según ciudades. 1950-2002; http://www. memoriachilena.gob.cl/archivos2/pdfs/MC0018840.PDF. Consultada el 30 de abril de 2023.

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy