HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: a 50 años del Golpe de Estado

HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: A 50 años del Golpe de Estado ~10~ Cómo entiendo la acción de la dictadura civil y militar A 50 años del golpe de estado civil y militar ejecutado por la derecha política chilena, jamás se podrá llegar a entender tanta violencia ejercida contra un ser humano desvalido de defensa y despojado de toda posibilidad de amparo. Hubo civiles, carabineros y militares de las ramas de las Fuerzas Armadas y organismos de orden y seguridad involucrados en ello. Conociendo los hechos, es legítimo preguntarse cómo se llega a actuar de forma tan inhumana en las barbaries ocurridas en cada región de nuestro país. Motivado por los relatos de este libro de investigación, he buscado respuesta en hechos históricos en los que se planifica un tipo de sociedad. El presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy expuso el 13 de marzo de 1961 en la reunión de la Alianza para el Progreso en Punta del Este, Uruguay, la necesidad de invertir en escuelas, hospitales y en la reforma agraria, con el objetivo de responder a la insurgencia de los pueblos latinoamericanos que, sumidos en una pobreza degradante, empiezan a tomar en sus manos sus destinos. Junto con ello, aparece la Escuela de las Américas que, fundada en 1946 en Panamá, es operada por el Ejército de los Estados Unidos, con el objetivo de entrenar a soldados latinoamericanos en técnicas de guerra y contrainsurgencia. El paso desde un sujeto hecho para amar su patria y derramar su sangre si fuese necesario en favor de los intereses de la nación, a otro que desprecia la vida y la moral, aparece con nitidez y es el resultado de la formación de ese centro. Así lo confirmaron documentos desclasificados del Pentágono en 1996. Pero esta acción militar fue acompañada también de otro tránsito. El Chile de comienzos de los años 70 tenía un carácter campesino agrario, rico en minerales, con una inmensa biodiversidad, con un mar rico en peces, aguas puras, limpias y sin propiedad, con intelectuales influyentes y trabajadores organizados, capaces de transformar sus propias realidades, y con un Estado que iba tomando cuerpo con presencia en el sistema de ferrocarriles, en las industrias. De la mano de la ciencia, se diseñó en laboratorios el tipo de economía necesaria para la acumulación y con ello todo lo que había que destruir, el patrimonio humano y natural que he reseñado. La dictadura conjugó dos fuerzas siniestras para destruir este Chile que se venía construyendo, la segunda de ellas conformada por los economistas llamados Chicago Boys, aquellos economistas chilenos que, una vez cursados sus

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy