HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: a 50 años del Golpe de Estado

HISTORIAS, MEMORIA RURAL Y FUTURO: A 50 años del Golpe de Estado ~102~ agentes o de personas a su servicio148. A su vez, el informe del Museo de la Memoria por región no especifica, a diferencia del resto de las regiones, un número de ejecutados políticos ni detenidos desaparecidos. En esta investigación consignamos trece y siete de ellos –un agricultor, dos campesinos, un técnico agrícola del GAP que está participando en la toma de un fundo, el comerciante de Marchigüe que es dirigente de la cooperativa avícola, el estudiante que se suicida en el fundo donde residía, más la figura de Joel Marambio – están vinculados a la ruralidad. De ellos, no hay ningún detenido desaparecido, cuatro son ejecutados políticos, un suicidio y una muerte por enfermedad que se agravó con el encierro, como lo fue el caso del diputado Joel Marambio. Entre los actores políticos de aquella época, es casi unánime que, en función de los dos grandes procesos de transformación que se desarrollaron aquí –nacionalización del cobre y reforma agraria-, en esta región las víctimas fatales fueron mínimas, si se compara con lo que ocurrió en otras zonas. Parte de la explicación plausible es que, finalmente, por aquí no pasó la Caravana de la Muerte. El propio Adolfo Lara, socialista y con un cargo directivo en la CORA local expresamente señala que con “Ackerknecht hubo mucha tortura, pero no ejecuciones y las que se hicieron alcanzaron, afortunadamente, solo para simulacros”149. En tal sentido, el informe del Museo de la Memoria reitera que “esta región vivió un clima de tensión desde los inicios del régimen, las detenciones y violaciones a los derechos humanos se cometieron en mayor medida durante los años 1973 y 1974 en las ciudades de Rancagua y San Fernando, pero también un gran número de personas fueron detenidas en las localidades rurales de Peumo, Marchigüe, Las Cabras, Pichidegua, Requínoa, Rengo y Santa Cruz”150. Y se sindican como “centros de detención y tortura la ex intendencia regional, los regimientos Lautaro, Colchagua, las cárceles de Rancagua, Rengo, San Fernando, Santa Cruz, Peumo, entre otras, el Buen Pastor, centro de detención de mujeres”. Según ese mismo texto, que existen más de 1600 personas víctimas de prisión política y tortura en la región. Además, se individualizan 48 recintos de un total aproximado de 70, entre los que se encontraban cárceles, regimientos, cuarteles de investigaciones, comisarías y retenes. Los recintos que concentraron un mayor número de presos políticos fueron los recintos carcelarios ubicados en la ciudad de Rancagua y San Fernando, además de los regimientos de las respectivas ciudades”151. 148 Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Volumen I, op. cit. pág., 291. 149 Conversación citada con Adolfo Lara, 16 de marzo de 2023. 150 Investigación, catastro y recopilación de patrimonio tangible e intangible sobre los derechos humanos en la región del Libertador Bernardo O’Higgins, op.cit., pág.11. 151 Id., pág. 12.

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy